Somos la página oficial en castellano de Gospel Communications International, una organización cristiana sin fines de lucro dedicada a esparcir el evangelio mediante películas, la internet y otros medios de comunicación.

Nuestra fe en Jesucristo es el centro de nuestro ministerio Desde nuestros comienzos en el año 1950 hasta hoy hemos comprobado la fidelidad de Dios y la visión y perseverancia de los hombres y mujeres que forman este ministerio.

Lo que comenzó como una alianza de unos pocos ha crecido hasta convertirse en más de 300 ministerios en línea trabajando para usar la tecnología y la internet para alcanzar al mundo con el mensaje de Jesucristo.

Categorías

Suscríbete por RSS

Suscríbete por correo electrónico

Entra tu dirección de correo electrónico:

Enviado por FeedBurner

Chistes

 

La película de Billy

billyphoto.jpg
Hace muy pocos días se estrenó la película «Billy: The Early Years». Esta película biográfica recién estrenada en Estados Unidos aborda la vida del más célebre predicador cristiano contemporáneo: Billy Graham.
La megaproducción cinemat Lee el resto del artículo »

¿Dudas acerca de la Biblia?

Te ruego que leas esta cita de un hombre de Dios. Presta atención a Lee el resto del artículo »

Ruth Bell Graham en los brazos de su Salvador

 Hace pocas horas, Ruth Bell Graham, esposa del reconocido evangelista Billy Graham, partió a las moradas eternas y descansa en los brazos de su Salvador Jesucristo.
Ella llamaba a su esposo «el mejor cristiano que había conocido» y de quien fue una parte vital e integral del ministerio.
Ruth nació el 10 de junio de 1920 en China. Ella era hija de médicos misioneros allí. Visito por primera vez Estados Unidos a la edad de siete años y volvió al país a los diecisiete años para estudiar en Wheaton College, Illinois. Fue en esa prestigiosa universidad que Billy y ella se conocieron, se graduaron juntos y se casaron en agosto de 1943.
Sin el ministerio de Ruth Bell Graham el de Billy Graham no hubiera sido posible. La vida de ella fue de dependencia de Dios en cada circunstancia, de amor a las Escrituras, de preocupación por otros, saturada con una sonrisa sincera.

El Reverendo Jerry Falwell partió con el Señor

jerry_falwell01.jpg 
El fundador de la Mayoría moral y quien alentó a los votantes conservadores de Estados Unidos a registrarse y votar, Reverendo Jerry Falwell fue encontrado inconciente en su oficina a las diez y cuarenta y cinco de hoy martes. Todos los esfuerzos para revivirlo fueron infructuosos.

Falwell partió a la presencia de Dios a los 73 años de edad. Padecía de un largo historial de problemas cardiovasculares.
De una pequeña iglesia fundamentalista que fundó en el año 1956, su ministerio creció hasta incluir la Iglesia Bautista de Thomas Road con 22.000 miembros en Lynchburg, en el estado de Virginia. Además, desarrolló varias estaciones de televisión cristianas por todo Estados Unidos, así como la famosa y bendecida Universidad Liberty con más de 7.000 estudiantes. También Falwell construyó escuelas primarias cristianas, hogares para madres solteras y un hogar para adictos al alcohol.
Su compromiso con la Palabra de Dios lo hizo blanco de muchas críticas ante su énfasis en aplicar la Biblia a todas las esferas de la vida cotidiana.

La mentira

Salvador Fernández Zarco nació en Cuba, un pequeño pueblo en el sur de Portugal. Se hizo pasar por genovés para recibir apoyo de los reyes de España para sus planes, ya que eran enemigos de la corona portuguesa.
Según dijo, había salido de Génova a los 24 años pero no se le conoce ni una sola carta escrita en genovés, sino en castellano o portugués. Por donde quiera que pasó no usó nombres italianos, sino castellanos como Veracruz, Santo Domingo y hasta nombró a una isla con el nombre de su ciudad natal: Cuba.
¿Sabes de quién se trata? De Cristóbal Colón. Según se dio a conocer hace poco, mintió en cuanto a su nombre y su identidad para lograr sus propósitos.
La mentira es la manifestación contraria a la verdad. Dios es Dios de verdad (Dt. 32.4, Sal. 31.5), pero Satanás es el padre de mentira (Jn. 8.44). Cuando mentimos estamos apoyando al enemigo. Cuando decimos y pensamos la verdad estamos actuando del lado de Dios.
Dios prohíbe explícitamente la mentira (Éx. 20.16). Un efecto evidente de que hemos conocido a Cristo es que dejamos de mentir (Ef. 4.25).
Pero ¿qué entendemos por mentira?

(1) Está la mentira directa como fue el caso de Ananías y Safira (Hch. 5.4)
(2) Está la media verdad que encontramos en la triste experiencia de Abraham, Sara y Abimelec (Gn. 20.2, 12)
(3) Está la respuesta evasiva que dio Caín (Gn. 4.9) y que no es más que otra forma de mentir
(4) Está el silencio culpable de Judas Iscariote (Jn. 13.21-30) que significa mentir
(5) Está la vida doble. Cuando decimos algo y hacemos exactamente lo contrario (1 Jn. 1.6, Jer. 9.5)

La mentira siempre tiene consecuencias horribles. Los mentirosos no tienen parte en el reino de Dios y su fin, dice la Biblia, es el lago de fuego eterno (Ap. 21.8). “El labio veraz permanecerá para siempre; mas la lengua mentirosa sólo por un momento” (Pr. 12:19). “Si van a hacer algo digan que sí, y si no lo van a hacer digan que no. Todo lo que digan de más viene del diablo” (BLS)

A Dios le gusta la debilidad

El énfasis desmedido en los talentos y las capacidades le ha cerrado las oportunidades de servicio a muchos. Dios le dijo a Pablo: “Mi poder se perfecciona en la debilidad”. Esto hizo que más tarde Pablo pudiera testificar: “…cuando soy débil, entonces soy fuerte”. Escribe J. S. Stewart:

“Es un descubrimiento increíble que siempre es sobre la debilidad y la humillación humanas, no sobre la fortaleza y la confianza, que Dios escoge construir su reino; y que Él puede usarnos no solo a pesar de nuestra mediocridad, desamparo y enfermedades descalificadoras, sino precisamente debido a ellas… Nada puede vencer a una iglesia o a un alma que toma, no su fuerza sino su debilidad, y se la ofrece a Dios para que sea su arma. Fue el camino de Francis Xavier, de William Carey y de Pablo, el apóstol: ‘Señor, esta es mi debilidad humana. Te la dedico para tu gloria’. Esta es la estrategia ante la cual no hay réplica. Esta es la victoria que vence al mundo”.

El gran evangelista Moody no tuvo instrucción formal. Sus escritos se caracterizaban por estar llenos de errores gramaticales. Él no impresionaba a nadie con su apariencia física. Tenía una voz muy aguda y con tonos nasales. Sin embargo, nada de esto evitó que Dios lo usara para sacudir espiritualmente al mundo. Un reportero fue enviado a cubrir la campaña de Moody en Inglaterra, en la que por miles la aristocracia y el vulgo se entregaban a Cristo, y a descubrir el secreto de su poder. Luego de una minuciosa observación el periodista escribió: “No puedo ver nada en Moody de donde devenga su maravillosa obra”. Cuando el gran predicador leyó el periódico comenzó a reírse y afirmó: “Vaya, ese es el secreto del movimiento. No hay nada en Moody que pueda explicarlo salvo el poder de Dios. La obra es de Dios, no mía”.
Dios no te usará a pesar de tus debilidades, sino en realidad debido a ellas. La debilidad humana proporciona el mejor telón de fondo para demostrar el poder divino.

El anonimato entre lo hombres no significa anonimato ante Dios

anonimato.jpg 

Cuando vemos algún personaje importante, a menudo olvidamos las figuras secundarias que hacen posible el éxito de la estrella.
Entre los cuatro primeros discípulos de Cristo que siempre se mencionan, junto a Pedro, Jacobo y Juan, aparece el nombre casi desconocido de otro. Es el del apóstol Andrés.
Andrés fue el primer discípulo que Jesús llamó. Era hermano de Pedro y ambos eran pescadores.
Casi no se menciona y cuando se hace, solo es de pasada. Se le llama “el hermano de Pedro”. Juan el Bautista le mostró a Jesús y Andrés desde ese momento se dedicó a seguir a Cristo.
Andrés, aunque en el anonimato, aprendió cuánto vale para Dios una sola alma. En seguida corrió a predicarle a su hermano Pedro y lo trajo a Jesús. Se ocupó del niño que quería ofrecer sus pocos panes y peces para que Jesús hiciera un milagro. Este apóstol se ocupó en presentarle individuos a Cristo.
Andrés supo apreciar lo insignificante. Él sabía que Jesús no le daría una orden que ellos no pudieran obedecer con el poder de Dios.
Recuerda que el anonimato entre los hombres no significa anonimato ante Dios. Lo que parece insignificante y hasta sin sentido, en las manos de Jesús puede ser instrumento para manifestar su poder. Dios recompensa lo que se hace en secreto para Él.
Cada persona es importante para Dios y por lo tanto, tiene que ser importante para ti también. Hoy mismo alguien espera la palabra de salvación por medio de ti. ¿Se la darás?

Una cautivante personalidad

Es un líder sencillo y a la vez profundo al exponer los temas que te afectan como ser humano. Su nombre: Luis Palau. En la página de su ministerio encontrarás temas de vibrante actualidad y sobre todo, respuestas bíblicas. Lee el resto del artículo »

bibleflying.bmp